12 abr. 2011

Una de hardanger


Parece mentira que un simple tapete de veinte centímetros de lado pueda llevar tantas horas de trabajo... pero bueno, aquí está por fin el bordado que me traía entre manos en los últimos días: un modelo del libro de Hiroko Takeuchi Merveilleuse broderie hardanger, el mismo donde sale el bolso que estamos haciendo en el SAL de Begi. Cosa poco frecuente, este libro es un placer de principio a fin. Me pondría a coser todo lo que sale en él.


Lo mejor de este tipo de bordado es que casi desde el principio se pueden conseguir unos resultados espectaculares, y pese a lo que pueda parecer no es tan difícil, lo que requiere es muchísima atención para no equivocarse con el número de puntos o cortar donde no se debe. Por lo demás es tremendamente adictivo, una vez que te pones, engancha de verdad.

Curiosamente, yo hace unos meses no sabía ni que existía el hardanger. La primera vez que lo vi fue en el libro The cross stitcher's bible, de Jane Greenoff, y me decidí a probarlo en un retal de lino que tenía en casa. El resultado:



Me gustó tanto (aunque casi me dejo los ojos, esta tela tiene una trama bastante pequeña) que pensé en atreverme con algo más "fuerte" y buscando, buscando, llegué al blog de Mamen, que aparte de tener unas manos maravillosas hace unos tutoriales fantásticos y sencillísimos de seguir. De ahí tomé el tutorial para este precioso neceser, bordado en blanco sobre lugana, que ya está guardado en mi cómoda.


Y claro, una vez enganchada, ya no puedo parar... ayer empecé un nuevo bordado... esta vez, por probar, sobre tela de algodón crudo. A ver qué sale...

2 comentarios:

  1. Es un bordado espectácular, te está quedando fantástico. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Hola Tere, perdona por estar tan desaparecida, os tengo a todas abandonadas. Menuda sorpresa cuando he visto que has hecho el neceser, está precioso, mi más sincera enhorabuena!!!

    Un abrazo, Mamen.

    ResponderEliminar