24 nov. 2011

Un dulce enero...


Como no sólo de lana e hilos vive la bloguera, de vez en cuando le quito tiempo a las labores para dedicarme a otras labores igualmente entretenidas pero desgraciadamente más calóricas... Aunque me encanta la pastelería en general -para desconsuelo de mis michelines- tengo un especial cariño por estos pasteles en versión reducida que, además de estar riquísimos, me parecen preciosos: los cupcakes. Además tienen buena parte de culpa de que este blog exista. Pero esa es otra historia.

Pero claro: a veces seguir las recetas que se encuentran en los libros -hay pocos dedicados al tema, al menos en castellano- o en Internet no basta para conseguir buenos resultados. He cocinado cupcakes en casa anteriormente, arriba está la muestra, pero entre mis peores críticos -los que viven conmigo...- no han tenido el éxito apetecido. Así que me he propuesto aprender a hacerlos bien, y cuando me enteré de que Alma, de Objetivo cupcake, iba a impartir en enero varios cursos monográficos en Valencia (gracias a los chicos de Antique Café) no me lo pensé dos veces: me apunté nada más salir. Y menos mal, porque a media mañana ya no quedaban plazas...

Lástima que falte aún tanto... Prometo enseñar los resultados.

1 comentario: