29 may. 2012

Taller con Raquel Blasco


Ya andaba yo con ganas de asistir a algún taller junto a mi admirada Raquel Blasco, la diseñadora que pone la imaginación en la marca MaggiCo's Village, y hace un par de semanas surgió la oportunidad: un día entero de taller en la tienda Entre lazos y dedales para confeccionar el último modelo en fieltro de Raquel, Made with love.


Como se puede ver no faltó detalle en la presentación del kit.


Aquí una vista de la profe, las aplicadas alumnas y la tienda (llena de tentaciones en forma de telas y muchas otras cosas...). Aprovecho para dar las gracias a Raquel por su infinita paciencia y a Cristina y Marta por lo bien que lo organizaron todo.


La mesa al cabo de unas horas de trabajo. Con lo ordenadito que estaba todo...


Y por fin, el resultado del taller. La verdad es que me encanta trabajar con fieltro, sobre todo porque no hay que rematar los bordes :) Las aplicaciones dieron algo de guerra, y no poca culpa la tuvo el papel adhesivo de doble cara que me costó como si fuera de pan de oro, y que de doble cara sí era, pero de adhesivo tenía más bien poco.


Como detallito personal, un charm Made with love, muy propio para el modelo...



23 may. 2012

Mi cuarto de costura, por fin


Prefería no publicarlo hasta no tener listos algunos detalles que faltan, pero como estas cosas a veces se alargan mucho lo muestro tal cual :)

Aquí una vista de cómo quedó la habitación al quitarle los muebles que tenía.


Como se puede ver es muy pequeño, la pared de la ventana solo tiene dos metros de longitud.

Una vez pintado y con los nuevos muebles. Encima del aparador están la máquina de coser con su funda nueva, y la colección de tijeras a la que dedicaré otra entrada.


A la derecha se entrevé mi nueva cajonera para los hilos de bordar; es una de las típicas cajoneras de madera de de Leroy Merlin que he pintado y decorado con un papel con motivos de costura.

Mira que me gusta ver los hilos así juntitos :)

Enfrente había un armario empotrado bastante feo. Le he quitado las puertas de abajo para convertirlo en estantería, aunque falta poner los estantes de la derecha. Así queda un rincón con luz adecuada para trabajar.


Además, un par de estanterías para los botones, hilos y otras chucherías:






En fin, aunque aún faltan detalles, estoy bastante satisfecha del resultado, y sobre todo ya no tengo trastos rondando por el salón y otros sitios...