4 abr. 2012

Feliz como una perdiz

Sí, no queda muy elegante el título pero así es como me siento desde hace unos días: en concreto desde que por fin he conseguido arreglarlo todo para poder disponer de un cuarto para mí y mis cosas costurerotejeriles. Vale que es la habitación más pequeña de la casa y tendré que compartirla si a alguno de mis chicos le apetece ponerse a usar el ordenador, pero eso son pequeños inconvenientes :) Nada comparado con el gusto de tener un espacio para  mis "trastos", que ya no estarán repartidos por toda la casa.

Fotografía: Moline, en Flickr


Via cocomale.com

Más quisiera yo que disponer del espacio para tener unos cuartos como estos, pero por ahora me conformo con lo que hay... Ahora toca pasar unos días de arreglos, pintura y orden... Y dentro de poco a disfrutar de mi sitio.