15 ene. 2014

I'm blogloving you

Una de las mejores cosas que tiene Internet es que permite que prácticamente cualquier persona pueda tener su espacio personal que compartir con el mundo y llegar con facilidad a todos, y esa presencia muchas veces es altamente enriquecedora. Eso es lo mejor de los blogs, creo yo, y lo que hace que volvamos una y otra vez a aquellos que nos gustan. Claro, cuando son muchos de alguna manera tienes que organizarte para no perderte actualizaciones; hasta ahora yo utilizaba la herramienta que facilita el propio Blogger para ello (el apartado "blogs que sigo") pero no me acaba de gustar su funcionamiento, así que me estoy pasando a Bloglovin, muy sencillo de usar y que, además, te proporciona sugerencias basadas en tu navegación, lo cual te permite descubrir más sitios interesantes. (Por si hubiera pocos...).

Así que si alguien quiere, a partir de ahora se me puede seguir por aquí también:

Follow on Bloglovin

Allí nos vemos ;)

5 ene. 2014

Buenos propósitos


Sí sí, los de todos los años, que cuando llegas a una edad te das cuenta de que nunca cumples porque los cambios vitales no dependen de la fecha que ponga el calendario... pero bueno, yo, como casi todo el mundo, también me los pongo. El de este 2014 que acabamos de estrenar todo nuevecito es poner orden en mis tejemanejes costuriles (ojo, no digo ser más ordenada, que eso es imposible; digo poner orden). Tengo previstos algunos pequeños cambios en mi cuarto de coser, que con un poco de suerte y una pizca de organización por mi parte puede que este año sea para más cosas. Ya veremos.

2013 entró en su recta final, como todos los años, con el intercambio de otoño del grupo de Ravelry Spanish Swap. Mi sorprendida fue Sary, de Gran Canaria, a la que aparte de otros regalitos envié un chal Sweet Dreams tejido en una lana maravillosa, Lace Merino de Lana Grossa. Aquí mostrado por una modelo inmejorable, la hija de Sary :)


Y, puesto que Sary tiene niños, le envié también el Amineko que hice en el CAL que organizó Gemma (de Waselwasel.com) por medio de un grupo en Facebook. No suelo hacer amigurumi porque trabajar tan apretado me deja los dedos doloridos, pero creo que no quedó mal. Como cambio respecto al patrón original le uní las patas según iba haciendo el cuerpo, en vez de coserlas después. Me resulta más práctico y lo seguiré haciendo así siempre que el patrón lo permita.


Respecto a lo recibido por mí, aquí el paquete enviado por Ana (de la tienda Tira del ovillo) en su preciosa cajita y, como regalo tejido, un bonito chal Nymph.



En cuanto a la imagen al principio de la entrada... es un pequeño adelanto de algo que me ha tenido muy ocupada durante el final del año 2013 y creo que seguirá así en el año entrante. No digo más porque se merece una entrada mucho más larga y mejores fotografías, (ay, otro propósito de año nuevo...).

En fin, feliz 2014 a todas y que, sean los que sean, se cumplan vuestras buenas intenciones.